Arte innovador de Joaquín Sánchez vuelve al Paraguay

Bajo el nombre Impuro, el artista paraguayo residente en Bolivia reúne un conjunto de instalaciones y fotografías, en el Centro Cultural de España Juan de Salazar, de la ciudad de Asunción, Paraguay. La muestra se habilitó el martes 15 de julio.

Por Sergio A. Noé Ritter

La Sala Goya del Centro Cultural de España Juan de Salazar acoge desde mañana las obras del artista paraguayo Joaquín Sánchez, quien cuenta con una rica experiencia artística, lograda como resultado de sus múltiples exposiciones individuales y colectivas.
Este compatriota, residente en Bolivia, vuelve al país luego de largo tiempo, con motivo de esta presentación llamada Impuro.
Instalaciones y videoinstalaciones donde se fusionan la fotografía, el sonido y la animación son algunas de las propuestas de Sánchez.
En sus trabajos se respira un aire de acabado tinte actual. “Mis instalaciones llevan una propuesta renovada, diferente, y se inscriben dentro de lo que considero es arte contemporáneo”, comenta el artista.
Sus obras se abocan a rescatar la memoria histórica a través de un lenguaje artístico moderno, como es la videoinstalación.

Obra peculiar
Uno de sus trabajos se denomina Las sábanas (2007). Se trata de una fotografía panorámica impresa sobre una tela de algodón, de aproximadamente unos 20 metros de largo, que no tiene añadidos. Allí aparece un batallón boliviano antes de partir a la Guerra del Chaco, en 1932.
En este lienzo, los pechos de cada uno de los soldados de la imagen se encuentran perforados con corazones de color rojo, bordados en ñandutí por artesanas locales.
Tras buscar afanosamente una imprenta que logre plasmar tamañas dimensiones, pudo dar finalmente con una, pero en Valencia, España.
“La novedad de este trabajo es que se pudo imprimir una fotografía gigante por medio de una computadora, y me gustó el encuentro entre la tecnología y la artesanía”, explica Sánchez.
Con respecto a este último tópico, el artista detalló el proceso que sufrió el telar.
“Estas joyas (los ñandutíes) fueron tejidas por unas 5 bordadoras de Itauguá. Entre ellas, destaco el trabajo de Severiana viuda de Coronel”, afirma.
Como si fuera poco, en esta obra se incorpora un elemento acústico llamativo, pues, desde un punto cercano a la obra, se puede oír una charla en guaraní, de dos hombres.
“Este susurro, aunque es mínimo, surge de un parlante que traje de los Estados Unidos. Este artefacto contextual forma un cuerpo que enriquece la instalación”, señala.
En esta obra, así como en otras, Sánchez muestra su creatividad y talento, logrando piezas en donde lo tecnológico y artesanal tiene un equilibrado punto de encuentro.

Obras y trayectoria destacadas
Joaquín Sánchez, de 33 años, actualmente reside en La Paz, Bolivia.
El artista vuelve al país después de exponer, en el 2004, en el Museo del Barro, por una invitación de Ticio Escobar, Osvaldo Salerno y Carlos Colombino.
Realizó numerosas exposiciones individuales y colectivas en Paraguay y el exterior, y participó en distintas bienales de Bolivia, Italia, Brasil y España. Además, ha ganado numerosos premios y menciones en varios países.
Entre sus exposiciones individuales figuran Tejidos (2005), expuesta en México; Sin culpa (2004), albergada en el Museo Nacional de Bellas Artes, de La Paz, Bolivia; Te soñé (2004), exhibida en Bolivia; y Tejidos (2003), presentada en el Museo Nacional de Etnografía y Folclore, de Bolivia.
También figuran colecciones como Tupã (2002), expuesta en Santa Cruz, Bolivia; Batallón 60 (2002), exhibida en la Plaza de los Héroes, de La Paz, Bolivia, y otras.

Esta nota periodística se publicó en el Diario Última Hora (de Paraguay).
También puede leerse este artículo en siguiente enlace: