Vitrales: El arte expresado en coloridas piezas

Foto: Beatriz Careaga, experta paraguaya en vitrales, en su taller de Asunción.

Estas creaciones resultan de la adecuada combinación de materiales de vidrio, de diferentes texturas y tonos. Las obras se utilizan en viviendas, edificios y templos. En Paraguay existen pocos especialistas del área.
Por Sergio A. Noé Ritter

El paso de la luz por los cristales muestra el verdadero esplendor de la artesanía del vidrio, cuya excelsa manifestación artística no se reduce al ámbito religioso.
Los vitrales son un arte muy antiguo, que se remontan desde el siglo XII, y cuyas primeras expresiones se aprecian en las catedrales europeas.
Sin embargo, los templos no son los únicos lugares que albergan vitrales, ya que hoy día proliferan en distintos espacios públicos y privados.
El arte en vidrio brinda una estética particular a un lugar, moldeando el ambiente en el cual se coloca.
“Los vitrales ofrecen la posibilidad de realizar un juego de luces y colores, hoy utilizado para decorar y ambientar templos, casas y empresas, dando un aspecto elegante al ambiente”, explica Cristina de Casañas, especialista en vitrales, de Villarrica (Guairá).
Por su parte, la experta Beatriz Careaga, de Asunción, afirma que el arte vitral engloba varias técnicas que pueden ser combinadas de modo conjunto.
La pasión de esta artesana por los vitrales comenzó hace 21 años.
“Ingresé a esta labor como resultado de mis viajes al exterior. Así aprecié la profusión de vitrales públicos y privados, en viviendas o museos. Tras sacar gran cantidad de fotografías, percibí un gusto estético por esto”, revela.
En tanto, Casañas dice que trabajar el vidrio “es todo un arte, ya que, como una pintura, uno puede crear sus obras y darle un toque personal”.

FORMACIÓN
Además del gusto estético, la formación es vital, ya que mejora la calidad de la producción.
“Cuando tomé la decisión de aprender, me formé en el Perú, con el maestro Julio del Carpio. Luego me capacité bajo la guía de Jorge Curutchet, en la Argentina”, cuenta Careaga.
Según explica la experta, estudiar en el extranjero fue algo casi obligatorio, debido a “la falta de escuelas en Paraguay y Latinoamérica que se dediquen a la enseñanza de esta rama artística”.

DETALLES
Realizar un trabajo artístico en vitrales tiene sus requisitos, así como todo un proceso creativo.
“Para la elección de los colores, observo inicialmente el espacio, tratando de respetar los estilos y la cultura del sitio, para así preparar una obra acorde al lugar”, explica Beatriz.
La experta añade que existen distintos tipos de trabajos, dependiendo del tamaño y las técnicas, que luego se reflejan en los costos finales de las distintas obras.
Según Careaga, el trabajo en vitrales comprende un proceso especial, que incluye “desde el boceto inicial, el diseño, la elaboración y su posterior colocación”.
Las aplicaciones y el campo de los vitrales también son bastante extendidos, ya que pueden ser puestos en viviendas, empresas y templos. Dependiendo del tipo de vitral, pueden ser estructurales -de gran formato-, decorativos, religiosos, o del ámbito de la restauración.
“A través de los vitrales se refleja una riqueza lumínica que provoca un ambiente de recogimiento e intimidad, especial para atemperar el ánimo, captado de mejor modo por personas de mayor sensibilidad artística”, explica Careaga.

RESTAURACIÓN
Un ámbito delicado es la recuperación y reparación de vitrales antiguos, que implica una larga planificación.
De modo resumido, Careaga indica que la restauración incluye una investigación histórica preliminar, un relevamiento fotográfico y un diagnóstico.
“Luego se remueven las partes dañadas de los vitrales, con el menor daño posible. Posteriormente, se las repara, para luego colocarlas en el mejor estado posible”, revela la experta.

Esta nota también está publicada en Última Hora Digital.
Ver vínculo: http://www.ultimahora.com/notas/243104-Vitrales:-El-arte-expresado-en–coloridas-piezas

Anuncios

Música grabada por el paraguayo José Asunción Flores cumple 50 años

Foto (UH): Óscar Clérici, amigo y mecenas de José Asunción Flores.
La grabación del primer álbum de la guarania sinfónica de José A. Flores celebra sus bodas de oro. El disco se editó mediante Óscar Clérici, amigo y mecenas del músico. Hoy, el material está reeditado en formato digital.
Por Sergio A. Noé Ritter

Este año se cumplen 50 años de la aparición del disco titulado “José Asunción Flores – Orquesta Sinfónica y Coro”, el primer álbum de guarania sinfónica, grabado y dirigido por el reconocido músico compatriota.
La concreción de este proyecto musical fue posible gracias al apoyo de Óscar Esteban Clérici (87), que en ese entonces residía en Buenos Aires.
Este señor, mecenas del músico, apoyó a ciegas el titánico emprendimiento del músico, quien fuera además uno de sus mejores amigos.

Historia. Todo se inicia cuando Flores manifiesta a Clérici la necesidad de dejar a las futuras generaciones un material “para que los instrumentistas y musicólogos enriquezcan el género (la guarania)”.
El maestro enfatizaba que ello sería posible con la grabación de una guarania sinfónica.
Por ello, visitaron dos grandes casas disqueras de aquel entonces en Argentina, buscando algún apoyo para el proyecto.
Pero Flores recibió una gran negativa de las discográficas RCA Víctor y la Odeón, quienes se opusieron a tan costoso emprendimiento, argumentando que la producción no traería ganancias.
Tras el cierre de estas puertas, la postura del mecenas fue clave. “Mi decisión de ayudarlo surgió en mí como algo espontáneo, ante la negativa de estas empresas”, afirma Clérici.
Es así que, bajo las directrices del maestro Flores y con obras de su autoría, se inició el proyecto artístico que finalmente tendría un gran valor cultural.
Se contactó con músicos del profesorado de la Asociación de Músicos de Buenos Aires e instrumentistas del Teatro Colón de Argentina, quienes participaron en la grabación.
Se sumó el coro bonaerense Guarderiana y se conformó un equipo de más de 20 músicos, entre instrumentistas de vientos, cuerda y percusión.
“Todos ellos recibieron, durante los escasos y costosos ensayos, instrucciones del mismo Flores”, relata Clérici.
Las obras se grabaron en un Long Play vinílico, tecnología que en aquel tiempo “era la palabra mayor en música”.
Las grabaciones se hicieron entre octubre y noviembre de 1959, y su distribución, en diciembre de ese año. A fines del 2004, Gustavo Servín digitalizó la obra.
El material, editado originalmente bajo el sello Guarán, está hoy a disposición del público en formato digital, en la puesta que se presenta en el Teatro Municipal como tributo a José Asunción Flores.

“Este disco fue mi mejor inversión”

Tras realizar una importante apuesta discográfica en la guarania sinfónica, el mecenas y amigo de Flores, Óscar Clérici, se muestra satisfecho por los resultados obtenidos.
“No me arrepiento de la elaboración de este material sinfónico. Además, estoy orgulloso de haber contribuido en la historia paraguaya.
Considero que este disco fue mi mejor inversión”, dice con gran alegría.
Clérici revela que prefería realizar la grabación lo antes posible, “ya que el maestro estaba delicado de salud y, además, viajaba constantemente”.
El disco incluye seis temas, entre ellos, guaranias sinfónicas y danzas kyrey.
Formaron parte del álbum las guaranias en versión sinfónicas Mburicaó, Paraguaýpe, Ka′apy y Kerasy; además de los kyrey Obrerito y Ajendu nde sapukái.
Debido a los viajes de Flores y su ausencia en Argentina, la música Paraguaýpe, incluida en el disco, contó con la dirección del maestro Lara Bareiro y el solista cantante Óscar Escobar.
Las grabaciones, realizadas en los estudios de la RCA Víctor tuvieron sus imperfecciones técnicas, según cuenta el mecenas.
“La orquesta sonaba armónicamente bien, incluso te daba piel de gallina escucharlo. La sonoridad del conjunto era emocionante. Pero la técnica de grabación de la RCA, la más avanzada de Argentina en aquel entonces, no logró captar la totalidad de la belleza instrumental”, asegura Clérici.
Vea también este artículo en:
¿Que opinión tenés sobre esta nota?

Mapas de Galerías de Arte en Paraguay

Aquí se presenta la localización de dos galerías de arte (mediante el servicio de Google Maps) de Asunción, Paraguay.

MARSAL ARTE
Dirección: Caballero 345 entre 25 de mayo y Mariscal Estigarribia.
Teléfono: (021) 441–542.
Expositores: Martín Vallejos, Carlos Colombino, Michael Burt, Andrés Cañete, Marcelo Medina y Fernando Valenzuela.

Ver mapa más grande

MULTIARTE
Dirección: Antequera 1.175 casi Rodríguez de Francia.
Teléfono: (021) 493–648.
Horario: De lunes a viernes, de 8 a 12, y de 16 a 20. Sábados, de 8 a 12.
Expositores: Liliana Segovia, Burt, Alejandra García, Jorge Campercholi, Jorge Vallarades, Martín Vallejos, Celso Figueredo y Sergio Buzó.

Ver mapa más grande

Galerías de arte privadas del Paraguay subsisten pese a la crisis

Foto: Galería de arte FusionArte (Gentileza)

En Asunción (Paraguay) son varios los sitios que comercializan cuadros, brindando esencialmente pinturas decorativas. Ante la dificultad de seguir abiertos, muchos lugares ofrecen servicios accesorios, como enmarcados.

Por Sergio A. Noé Ritter

La capital propone tanto a ciudadanos como turistas espacios de arte privados, donde se pueden apreciar y adquirir obras de artistas locales.
Ricardo Migliorisi, Carlos Colombino, Edith Jiménez, Félix Toranzos, Michael Burt, Luis Cogliolo, Enmanuel Fretes Roy, Ofelia Olmedo, Carlos Spatuzza y Jorge von Horoch, son expositores que obligatoriamente se encuentran en la mayoría de esos sitios.
Pese a existir una rica oferta, la artista plástica y propietaria de la Galería Multiarte, Liliana Segovia, reconoce que es muy difícil mantenerse activa en el sector.
“Aparte de la venta de obras, debemos apelar también a rubros accesorios, como en mi caso, el servicio de enmarcados”, señaló.
El consumo de obras de arte, en su visión, está estancado porque hay un déficit en la formación de la población.
“No existe una educación que enfatice el ámbito artístico, ya que no se fomenta la apreciación cultural a nivel local”, expresa la pintora.
Por eso, Segovia considera importante fomentar la creación de asociaciones de artistas, “que ayudarían a dar cabida a figuras emergentes”.
FORMATOS. El rubro más rentable en las galerías de arte son las piezas de pequeño formato. “La gente gusta más de obras decorativas y de tamaños reducidos. Además, en nuestro país no existen muchos coleccionistas de arte”, indica Segovia.
Por su parte, el artista Carlos Colombino manifiesta que las galerías “son casas comerciales, que se dedican a vender objetos decorativos y no tanto obras de arte”.
Según explica, para que una obra se considere como tal, “debe lograr un planteamiento temático y una cierta expresión, o sea, lograr comunicar algo que uno tiene adentro”.
Para Colombino la apreciación de las obras de arte se ve reducida a un pequeño círculo de personas. “Esta burguesía reduce la posibilidad de desarrollar un arte importante, y además –pese a tener un mayor poder adquisitivo–, no valora el arte. Solo le interesa poseer un elemento que decore su pared”, indica.
La problemática de las galerías de arte en Paraguay –a su criterio– se debate entre ofrecer propuestas decorativas y no tanto culturales, para poder subsistir.
PRECIOS. Los costos de los cuadros varían, según el artista y la obra. Pinturas de pequeño formato de Luis Cogliolo, por ejemplo, pueden comprarse desde G. 70.000.
Las obras de grandes dimensiones de Carlos Colombino, pueden valer G. 1.800.000. En tanto, que cuadros de gran formato de Edith Jiménez se valúan en 7 y hasta 15 millones.
Las pinturas de pequeño formato de Ricardo Migliorisi, por su parte, oscilan entre los G. 300.000 y G. 600.000.

La música paraguaya se abre camino en el área digital

El sitio www.musicaparaguaya.org.py sigue vigente en la internet desde hace 11 años. El portal, mantenido por un paraguayo residente en Dinamarca, ofrece música, biografías y datos sobre el folclore del país.

Por Sergio A. Noé Ritter
Desde las frías tierras de Escandinavia situadas al norte de Europa, un señor que orilla los setenta años, decidió mostrar algo de su país al mundo.
Se trata de Bernardo Garcete Saldívar, un paraguayo residente hace más de 30 años en la remota Dinamarca, y que administra la página web http://www.musicaparaguaya.org.py/.
“Todo comenzó como un hobbie allá por mayo de 1998. Concebí el sitio para mitigar -de algún modo- la añoranza que tengo hacia el Paraguay”, comentó Garcete.
Ahora, el también escritor y biógrafo de Luis Alberto del Paraná, visita el país por un par de semanas.
MI DICHA LEJANA. Con la nostalgia de por medio, otra motivación que impulsó a Garcete a realizar la página fue la ausencia de contenidos paraguayos en la internet.
“Pese a que comencé de modo amateur, me sorprendió que al buscar algunos datos sobre los artistas del Paraguay no encontraba nada. Esa ausencia de textos me dolió un poco”, reveló el paraguayo.
Según Garcete, si alguien desea imprimir los textos de su sitio, ” invertiría cerca de 1.200 páginas de papel”.
El portal ofrece a sus visitantes más de 100 biografías de músicos y artistas nacionales, entre ellos Félix Pérez Cardozo, José Asunción Flores y Mauricio Cardozo Ocampo.
También cuenta con numerosos artículos de prensa nacional referentes al folclore. Además, es posible escuchar un sinnúmero de polcas y guaranias en formato mp3.
“La música paraguaya no se concibió de la nada. Por ello, gracias a la sección Paraguay Profundo se comenta sobre la historia del país y el contexto en el que nacen las canciones. Esto ayuda a conocer mejor esta nación”, explicó Garcete.
DETALLES TÉCNICOS. Para realizar la página, el administrador cuenta con un ingeniero en el área técnica y de diseño.
“No es una página comercial, ni tampoco percibo honorarios por mantenerla. Pese a ello, debo pagar el almacenamiento y el registro de la página”, acotó.
Los textos y las músicas de la página poseen sus respectivos derechos de autor. “Solicito a los músicos y a los sellos discográficos el permiso correspondiente.”
Luz María Bobadilla, Berta Rojas, Juan Cancio Barreto son algunos de los tantos artistas que dieron su autorización para difundir sus músicas.
“Se inspiraba en un cancionero”
El espacio, según Bernardo Garcete, es una versión digital de la revista Fa-re-mi que alguna vez tuvo formato impreso. La citada publicación, fundada por Garcete, circuló en Paraguay en la década de los 50 y 60.
El ejemplar “se inspiraba en un cancionero del campo Okára poty kue mi, que contenía letras de canciones populares, entre ellas las de Emiliano R. Fernández”, apuntó.
Por ello, la página se aboca básicamente a “difundir las bondades de la música paraguaya”, explicó.Según los registros, los visitantes del sitio son generalmente europeos y paraguayos dispersos por el mundo.
“No espero ayuda monetaria, ya que si consigo algún apoyo oficial, posiblemente me coarten la libertad de disponer de mi página”, expresó Garcete.
Pese a no tener ninguna preferencia ideológica, Garcete se considera como un “nacionalista moderado”.